_espia

El espía de las organizaciones sociales


Para la época de la crisis de 2001, Américo Balbuena, un oficial mayor de inteligencia de la Policía federal logró infiltrarse en la agencia alternativa de noticias Rodolfo Walsh para seguir los movimientos de las organizaciones sociales. Sólo hace un año se descubrió la verdadera identidad de quien algunos pensaban que era “medio boludo” y otros lo miraban con desconfianza. Pero aún hoy son pocos los que pueden creer que hayan vivido con un infiltrado. Ana Soffietto cuenta la historia en la crónica “El espía de la Walsh”.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

“Lo más terrible de esta historia es que primero había intentado entrar en La Tribu, pero se dieron cuenta eran muy distinto al perfil de la gente que estaba en la radio. Y cuando estaba en una de las manifestaciones del 2001, se encuentra con Rodolfo Grinberg, que había sido compañero de la primaria y le contó que estaba empezando con la agencia y se hicieron amigo. Allí nadie se dio cuenta. El típico perfil del personal de inteligencia es el que pasa desapercibido y trata de encontrar así más información. Lo peor es que después de tantos años de democracia, todavía existen fuerzas que no se sabe lo que hacen.