_mila-xl

Confirmado: la milanesa napolitana es argentina


La milanesa no es argentina sino austríaca. Le dicen schnitzel y es indéntica a la que comemos acá. Sucede que el imperio austríaco invade Italia y se instala en Milán. Los italianos la adoptan y la hacen suya, con el nombre de costoletta alla milanese. (También existe en Japón, con el nombre de tonkatsu). La cantina Napoli, cerca del Luna Park, es la cuna sí de un invento argentino: la milanesa napolitana. Ahí, un cliente llegaba todos los días por su comida y un día pide pero no les quedaban milanesas, sólo una medio quemada. Entonces el dueño, de apellido Napoli, le ponen salsa de tomate, jamón y queso la pone al horno para disimular. Al cliente le gusta, le corre el rumor y la gente lo empieza a pedir. En Buenos Aires, los mejores lugares para pedirla son, según Nico Guthmann: Albamonte (Corrientes 6335), el Preferido de Palermo (Jorge Luis Borges 2108), la más grande en La Farola (varias sucursales) y El Club del Progreso ( Sarmiento 1334), bien tradicional.