portada

¿Ganar Mundiales hace crecer la economía?

En la búsqueda de intentar correlacionar variables que a priori parecen tener algún nivel de vinculación, los economistas holandeses Ruben van Leeuwen y Charles Kalshoven, del Departamento de Economía del ABN AMRO, hicieron un estudio econométrico y descubrieron que todos los países campeones experimentaron un mayor crecimiento económico el año que dieron la vuelta. Según estos investigadores, ganar un Mundial hace subir 0,7% el PBI, lo cual es una fortuna. ¿Será verdad?

Algunos de los resultados que exponen son:
1986: el consumo (público más privado) creció el 4,7% en el tercer trimestre, pero en el cuarto cayó un 1%.
1990: Alemania vivía plenamente la reunificación luego de la caída del muro en 1989 (el 9 y 10 de Noviembre) y su economía se fortalecía.
2002: Brasil levantaba la copa pero su PBI crecía solo el 1% y nosotros ni siquiera pudimos pasar la primera ronda y quedamos eliminados en un deslucido empate contra Suecia. La economía sin embargo no acusó recibo en esa oportunidad, puesto que en el tercer trimestre de ese año comenzó una fuerte recuperación.
2006: cuando Italia se coronó campeón, su economía creció 1,9%.
2010: España venía de una caída fuerte en 2008-2009 y ese año dejó de caer, y terminó ese año con un crecimiento igual a 0. Argentina, que venía con aires de campeón, detuvo la marcha expansiva de su economía, ya que el mes del mundial se contrajo 0,2% para luego retomar el sendero del crecimiento sostenido y muy fuerte dicho año.

Las razones de sentido común pueden tener que ver con un mayor posicionamiento internacional del país ganador en los mercados turísticos, pero también es plausible conjeturar que ganar entre los grandes aumenta la sensación de superioridad social y de funciones de mapas emocionales que plantean invetigadores como Robert Frank y Federico, quien plantea que tanto la búsqueda de aprobación social, como la comparación con otros son parte del repertorio emocional que ha heredado nuestra especie, y que cuando esas funciones se satisfacen, el cerebro libera dopamina; un neurotransmisor asociado a las actividades placenteras. Ganar la Copa del Mundo nos puede hacer confirmar que cualquier cosa que hayamos hecho para ser los mejores era la correcta y que debemos, por tanto, continuar por la misma senda.

Estas teorías tienen regularmente un serie de debilidades que parecen mostrar cierto método donde se “fuerzan” los resultados.

La redonda corre libre por el verde césped, y si bien puede impulsar la venta de televisores y demás artículos vinculados al mundial, aun falta mucho recorrido para poder relacionar el resultado futbolístico con la copa en sí.

De hecho, si esto fuera cierto, podríamos concluir que si Rosario central sale campeón, el PBI geográfico de dicha ciudad se expandiría, lo cual a todas luces no es cierto.

Finalmente, si todo esto fuera completamente cierto, deberíamos invertir mucho mas en salir campeones del mundo que en desarrollar las variables económicas.

Escuchá la conclusión de Matías Tombolini acá:

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.