_Nacho-Barbero

“El póker es como cualquier deporte”


Comenzó con el boom del póker en Internet y pronto encontró en el circuito en vivo, y se convirtió en un jugador profesional que se la pasa viajando, en hoteles de lujo y casinos. Hablamos con Nacho Barbero, jugador profesional y le preguntamos cómo es vivir del póker.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

“Vivir el póker no es fácil, lleva un estudio y una preparación. Es como cualquier deporte: hay gente que le va bien, otra que le va más o menos, y otros que no les va tan bien. Por eso toda la plata que entra al mercado se reparte entre todos. A mí me costó bastante al principio, estuve bastante complicado, estuve en cero, y de ahí volví a levantarme.

“El póker se entrena, primero: se lee bastante, se miran muchos videos que es la forma más didáctica, es muy visual y así entendés cómo está razonando cada mano, cómo se enfrenta cada jugador, por qué está apostando eso, vas metiéndote en la cabeza del jugador profesional.

“Cada mano de póker no es como un penal, tiene 45 direcciones diferentes, es mucho más complicado, pero toda la información que tienen de vos se usa. Una vez me pasó que tomé una decisión de acuerdo a una jugada que me acordaba que ese jugador había hecho cuatro años antes.

“Estuve en un VIP con Leo Messi, pero también coincidí con varios tenistas en el circuito. Muchos jugadores, como Mariano Zabaleta y Gastón Gaudio comparaban bastante el póker con el tenis, porque tenés que meterte en la cabeza del oponente.

“El porcentaje de suerte va del 20 al 35% por ciento influye. Pero a la larga pesa mucho más la habilidad. Igual, al final del día las cartas se presentan de alguna manera y no podés apuntar a tener más de 80% de suerte.

“Tenés que tener una fuente de ingresos todo el tiempo porque el nivel de vida es muy costoso. Me pasó de estar viviendo tres años en un hotel, sin casa. A veces es muy difícil mantener la cabeza bien cuando pasa mucho tiempo que te va mal. Si tenés mala suerte tenés que aguantarla.