_GEORGE-SOROS

George Soros: vida y obra


Perfil: Húngaro, 84 años (esta semana) casado con Susan Weber Soros , 5 hijos (hoy los hijos manejan el legendario fondo Quantum.
Numero 26 en el ranking de billonarios de Forbes y 17 en el rankinf Forbes de estadounidences.

Fortuna: 23 MIL millones de dólares.

Especulador y…. Filántropo.

Frase: “encuentra una tendencia cuya premisa sea falsa, y apuesta tu dinero contra ella”.

Escuchá la columna de Matías Tombolini:

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

La leyenda oficial cuenta que en 1930 el 12 de agosto (esta semana cumplió 84 años) , como adolescente hijo de padres judíos fue exiliado de Budapest por los Nazis. La familia Soros sobrevivió también a la batalla de Budapest, donde las fuerzas soviéticas y nazis combatían casa por casa dentro de la ciudad. La familia cambia su apellido en 1936 de Schwartz a Soros, en respuesta al creciente antisemitismo con el auge del fascismo.

A Tivadar (el padre) le gustó el nuevo nombre porque es un palíndromo (se lee igual en ambos sentidos) y porque tiene un significado. En idioma húngaro, “soros” significa el “siguiente en la línea, o sucesor designado”, y en esperanto es “se elevará”. Aunque la familia era de origen judío, su observancia religiosa era reducida. Soros, quien a decir de sus colaboradores tiene un ego increíble, relata personalmente como sobrevivió a la Segunda Guerra Mundial en Hungría, siendo judío, mediante una identidad falsa. Lo que no relató es que fue protegido de la persecución por un sujeto que se apoderaba de los bienes de judíos ricos, actividad de la cual Soros participó con entusiasmo. Así ’sobrevivió’ la guerra y abandonó Hungría sólo dos años después de su término.

Los primeros pasos de George en las finanzas fueron durante la hiperinflación que sufrió Hungría entre 1945 y 1946. En 1946, George escapa de la ocupación soviética participando en un congreso juvenil de esperanto en Suiza. Soros emigró a Inglaterra en 1947 y trabajó en oficios diversos, mientras estudiaba en la London School of Economics, donde se graduó en Filosofía en 1952, tras estudiar con Karl Popper, su influencia intelectual más permanente.

Tras graduarse, George Soros comenzó a trabajar en finanzas en Londres. En 1956, emigró a los Estados Unidos.

En 1973 se estableció por su cuenta y fundó el Quantum Fund, que con diversas reestructuraciones y actualmente gestionado por sus hijos, continúa siendo su principal vía de operación.

Sus actividades en el ámbito de las divisas le han dado una gran fama, en general negativa, como especulador. Él ha defendido sus actuaciones como una forma de encontrar las diferencias entre las valoraciones reales y percibidas de los activos financieros. Una de sus máximas es “encuentra una tendencia cuya premisa sea falsa, y apuesta tu dinero contra ella”.

George Soros es el más grande y exitoso especulador del planeta. El más grande timbero internacional George Soros no solo es un refinado especulador, también es filántropo, filósofo, experto financiero, manager e inversor de peso en las arenas bursátiles de todo el mundo.

Se lo relaciona con crisis que van desde Asia hasta Europa. Y más de un primer ministro, ya sea nipón o malayo, hace la cruz cuando se lo nombra.

También los rusos debieron padecer en carne propia los vaivenes de la timba financiera, desatados durante la crisis del rublo en 1998, gracias a la magia de Soros. George Soros fue el único especulador que se llevó por delante una regla de oro en la bolsa: “No especules nunca contra el Banco Central”.

Un pasado de operaciones especulativas con base en países como Polonia, Hungria, Yugoslavia y por supuesto Inglaterra, probablemente la que brindo su trampolín a la fama mundial en el club de los especuladores.

Corria 1992 y el magnate húngaro cargó contra la libra esterlina forzando su devaluación. En una sola operación ganó 1.100 millones de dólares estadounidenses, y junto con la moneda del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte provocó una corrida contra las de España, Irlanda e Italia y en alguna medida contra la de Francia. Eran los tiempos pre-euro.

Esa operación especulativa demostró que la soberanía monetaria de las naciones había sido destruida por lo manejos de un sistema financiero que había trastocado las viejas reglas de juego del capitalismo.

Ese 16 de septiembre Soros convirtió 10.000 millones de libras esterlinas en marcos alemanes.

Esa cifra debe ser tenida en cuenta en función del poder de compra de esa moneda dos décadas atrás, antes del proceso inflacionario vivido por el planeta en dicho período. Para tener una idea, el barril de petróleo costaba unos u$s 20, es decir alrededor de la quinta parte de lo actual, y la onza troy de oro, por entonces, rondaba los u$s 345, es decir, también alrededor de la quinta parte de la actualidad.

El resultado fue que el Reino Unido debió devaluar en un diez por ciento su emblemático dinero y abandonar junto con Italia el Sistema Monetario Europeo que, así, también puso de manifiesto su debilidad estructural. Poco después también se apartaron del SME Noruega y Suecia, mientras tras el embate de Soros se sucedieron otros ataques especulativos hasta que en 1998 once países optaron por la creación del ahora vapuleado euro, que sustituyó al original ecu, la moneda virtual heredera el viejo sestercio romano.

La onda expansiva generó una ola especulativa que surcaba el mundo y generó en 1995 la quiebra del viejo banco inglés Baring Brothers, creado en Londres en 1762 y gran acreedor argentino desde que en 1824, a instancias de Bernardino Rivadavia, se tomase un famoso préstamo por un millón de libras esterlinas.

Desde entonces el mundo asiste al tercer gran colapso mundial del capitalismo, luego del iniciado en Viena en 1873 y del que explotó en Nueva York en 1929. Se han ido sucediendo numerosos hechos, entre los cuales los más recientes se corresponden con los problemas que golpearon y aún golpean a diversas naciones europeas, como Grecia, España, Irlanda, Portugal e Islandia, entre otras, y que llego hasta la puerta de la mismísima Italia.