_escocia

El whisky, la gaita, el sueño de independencia y la dependencia esterlina


El próximo 18 de setiembre los escoceses votaran si eligen el camino de la independencia de Gran Bretaña. La historia de ingleses y escoceses está unida desde 1707 cuando se firmó el acta de unión.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

La tierra de corazón valiente, William Wallce, con Mel Gibson liderando la rebelión contra Eduardo I, la cual tuvo un final predecible… le cortaron la cabeza y repartieron sus pedazos por los 4 puntos del reino.

En el marco de esa votación no solo se votará la independencia de Escocia de Inglaterra si también mucho sobre su destino económico.

Si buscamos los antecedentes mas cercanos vemos que en los años 60, los escoceses se percibían fieles, el descontento era en todo caso ocasional, estaban sometidos a la Corona y habían desempeñado un papel importante en la construcción del Imperio y en las dos guerras mundiales. Sin embargo, las cosas empezaron a cambiar en los años 70 con el descubrimiento de grandes yacimientos de petróleo y gas en el Mar del Norte frente a las costas de Escocia. El pronóstico de ingresos futuros por el petróleo y el gas permitió contemplar por primera vez la posibilidad de que una Escocia independiente fuese viable económicamente.

Por su parte Cameron, el premier británico le prometió a Salmond, su par escocés, que si triunfa el “sí” le otorgará a Escocia la plena independencia, y que alentará a Naciones Unidas y a la Unión Europea a que la reconozcan como un miembro soberano. Sin embargo, casi con total seguridad, se produciría una situación como la de Kosovo, en la que varios países europeos se negarían a reconocer a Escocia como independiente, por miedo a alentar movimientos separatistas dentro de sus propios territorios. Por ejemplo, España no ha reconocido la independencia de Kosovo, principalmente porque ello podría impulsar los movimientos de independencia en Cataluña y el País Vasco. El presidente español, Mariano Rajoy, ha dejado claro que prefiere que gane el “no” en Escocia, mientras que el presidente catalán Mas estaría encantado de que venciese el “sí”. En la situación poco probable de que triunfase la campaña en favor del “sí”, Rajoy sería reacio a reconocer diplomáticamente la independencia de Escocia.

El tema se complica cuando se toca el tema puntal de la moneda, porque si bien una escocia independiente significaría una economía de mas de 240 mil millones de dólares con un PBI per capita de casi 40 mil dólares anuales, lo cual los ubicaría en el puesto 14 dentro de las naciones mas ricas, según esta mensura. Lo cierto es que mas del 80% de los habitantes quiere mantener la libra esterlina como su moneda, no quieren siquiera oir hablar del Euro, que fue lo que sugirió en algún momento el lieder Salmond quién milita fervientemente por el sí.

Luego se comenzó a decir que Inglaterra iba a permitir el uso de la libra en escocia aun si esta fuera independiente, pero las autoridades británicas lo negaron y aún si esto fuese posible, podría suceder que los escoceses qeden en un esquema como el de Panamá donde están sumamente limitados a las restricciones que impone el país emisor, en ese caso Estados Unidos.

De este modo esta planteada la pregunta que deberán responder en solo dos semanas, es tan importante para ellos la independencia que están dispuestos a correr el riesgo económico que ello implica? O no desean asumir los costos de ser una nación soberana?