Nobel-2-900

Los secretos de los premios Nobel

Alfred Nobel nació el 21 de octubre de 1833 en Estocolmo, Suecia, en el seno de una familia de ingenieros. Fue químico, ingeniero e inventor. En 1894 compró Bofors, una empresa siderúrgica de hierro y acero que convirtió en un importante fabricante de armamento. Nobel también inventó la balística, que fue la precursora de muchos otros explosivos militares sin humo, especialmente la cordita, y acabaría amasando una fortuna durante su vida gracias a sus 355 inventos, entre los que se encuentra la dinamita, el más famoso.

¿Qué tiene que ver esta fortuna con los premios? ¿Quiénes fueron los nominados más polémicos? Enterate acá:

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

En 1888 Nobel se sorprendió al leer su propio obituario, al que había titulado “El mercader de la muerte ha muerto”, en un periódico francés. Dado que era su hermano Ludvig el que realmente había fallecido, el obituario se había publicado por error ocho años antes de la muerte de Alfred Nobel. Este artículo lo desconcertó y lo volvió aprensivo acerca de cómo sería recordado, inspirándole a cambiar su testamento.

Para sorpresa generalizada, el último testamento de Nobel especificaba que su fortuna se emplease en crear una serie de premios para aquellos que llevasen a cabo “el mayor beneficio a la humanidad” en los campos de la física, la química, la fisiología o medicina, la literatura y la paz.

Alfred Nobel legó así el 94 % de sus activos totales, 31 millones de coronas suecas, para establecer los cinco premios.

Otra importante tarea que lleva a cabo la Fundación Nobel es la promoción internacional de los premios y supervisar la administración informal relacionada con los mismos. La Fundación no se involucra en el proceso de selección de los premiados, sino que, en cierta manera, es similar a una sociedad de inversiones, que invierte el patrimonio de Alfred Nobel con el objetivo de crear una sólida base de financiación para los premios y las actividades administrativas.

Desde 1946 se encuentra exenta de todo impuesto en Suecia y, desde 1953, de los impuestos de inversión en los Estados Unidos. Desde los años 80 del siglo XX, las inversiones de la Fundación Nobel han generado mayores beneficios y, en 2007, sus activos alcanzaban las 3628 millones de coronas suecas (cerca de 560 millones de dólares).

Al mismo tiempo que se entregan los diplomas se entrega un importante premio económico, cuyo monto depende de los ingresos de la Fundación Nobel de ese año. En 2013 ascendió a los 8 millones de coronas suecas, unos 874 mil euros. La finalidad de esta suma es evitar las preocupaciones económicas del laureado, para que así pueda desarrollar mejor sus futuros trabajos, promoviendo así el desarrollo de la cultura, la ciencia y la tecnología alrededor del mundo. Sin embargo, no es raro que los beneficiados opten por donar el dinero del premio a causas científicas, culturales o humanitarias.

Si en una categoría particular dos personas comparten el premio, la suma se divide equitativamente. Si en cambio se trata de tres ganadores simultáneos, el comité de adjudicación puede decidir repartirla en tres partes iguales, o bien otorgar la mitad a uno de los laureados y un cuarto a cada uno de los restantes.

1-Adolf Hitler (1939)El candidato más sorprendente de todos, sin duda. Hitler fue nominado en 1939, el año de la invasión de Polonia, por un miembro del Parlamento de Suecia.
2-Benito Mussolini (1935)Ya ejercía sus poderes dictatoriales en Italia cuando Mussolini fue nominado en 1935 por varios profesores alemanes de Derecho.
3-Joseph Stalin (1945, 1948)Stalin fue nominado en 1945 y en 1948 por “sus esfuerzos para poner fin a la Segunda Guerra Mundial”.
4- Alfonso XIII (1917)El senador español Francisco de Lastres propuso en 1917 al rey Alfonso XIII para el Nobel de la Paz. Aún no había dado su apoyo al golpe de Estado de Primo de Rivera (1923).
5- Henry Kissinger (1973)Quien fuera secretario de Estado con Nixon y Ford, ganó el Nobel de la Paz en 1973 junto al revolucionario, militar y político vietnamita Le Duc Tho, que rechazó el galardón.
6-Barack Obama (2009)El presidente de EEUU fue galardonado con el Nobel de la Paz en 2009 por sus “extraordinarios esfuerzos para fortalecer la diplomacia internacional y la cooperación entre pueblos” sin mencionar el uso de ‘drones’ en países en conflicto.
7-Unión Europea (2012)En plena crisis financiera y con Europa imponiendo recortes, llegó este premio en 2012 a la Unión Europea “por su contribución durante seis décadas al avance de la paz y la reconciliación, la democracia y los derechos humanos en Europa”.
8-León Tolstói (1902, 1909)El escritor ruso (a la derecha) fue nominado en dos ocasiones (1902 y 1909) por “promover la paz y el antimilitarismo” con sus obras.
9-Congreso de los Diputados (1933)Los miembros del Congreso de los Diputados fueron nominados en 1933, en plena Segunda República.
10-El fundador de los Boy Scouts (1928,1933,1939)Sir Robert Stephenson Smyth Baden-Powell fue nominado hasta en tres ocasiones (1928,1933,1939) como fundador de los Boy Scouts y el “carácter no militar” del movimiento.
11-Pablo I, padre de la reina Sofía (1950)El rey Pablo I de Grecia fue nominado al Nobel de la Paz en 1950 “por su contribución para terminar con la Guerra Civil griega”.

Si bien los Nobel se entregan anualmente desde 1901, hay años en los que no se realizó ninguna premiación: 1916, 1940, 1941, 1942.

El Premio que ha quedado vacante más veces ha sido el de la Paz. En 19 ocasiones no se entregó.
La última categoría en integrarse a los Premios Nobel fue Economía el año 1968. También es el único que nunca ha quedado desierto.

Las categorías con más galardonados compartidos han sido los Nobel de Medicina en 66 ocasiones y Física, 60 veces.

El día en que Hitler fue nominado al Nobel de la paz

En 1939, el Comité Nobel noruego contempló la nominación de Hitler al Nobel de la paz. Ese odiado Führer, totalitario, antisemita, xenófobo y agresivo, fue nominado por el parlamentario sueco E.G.C Brandt. Si bien el comité (encargado de conceder el galardón) consideró la nominación, concedió los laureles en aquella ocasión al Instituto Nansen, organismo multitemático dedicado a diversas investigaciones.

No obstante, aunque Hitler no consiguiera la mayoría de votos necesaria, las discusiones sobre sus méritos fueron «animadas». Se opinaba que podría ser merecedor gracias a las conversaciones que mantuvo con el británico Chamberlein sobre la paz en Europa. Tanto la nominación como los demás detalles relacionados con esta extraordinaria historia se archivaron bajo siete llaves y desaparecieron de la historia de los premios Nobel como por arte de mágia después de la Segunda Guerra Mundial.