Profesor-900

De maestro a padre adoptivo

“Gabrielito” fue primero su alumno. Pero ahora, gracias a un fallo judicial, se acaba de convertir en su hijo mediante una adopción. “El me eligió a mí y yo lo elegí a él”, cuenta el maestro Javier Castellano, de 43 años, que enseña computación en una escuela de Los algarrobos, una pequeña aldea de la provincia de Córdoba en la que sólo viven 50 personas. A los 34 dejó los viajes, sus trabajos en grandes empresas, como el Banco Sabadell y Hewlett Packard, y decidió irse a las sierras cordobesas. Ahí conoció a “Gabrielito”, mientras daba clases de computación en la escuela del pueblo. Hoy Gabrielito dejó de decirle “Profe”, para decirle “papá”. ¿Cómo fue la historia? ¡Nos lo cuenta el mismo Javier!