SDE-900

La trágica historia de amor de Ana Bolena y Enrique VIII

Hace más de 400 años, todos los 19 de mayo, el ritual se repite. La capilla de San Pedro ad Vincula, en el recinto de la Torre de Londres, se llena de flores.

Es un homenaje, un recordatorio, a la memoria de Ana Bolena, la primera reina de Inglaterra decapitada. Corría el 1536 y por mandato de su marido, el rey Enrique octavo, con el apoyo de todo el pueblo británico, la cabeza de Ana Bolena rodó bajo el filo de una espada.

Su historia se trata solamente de una injusta ejecución, sino de un paso fulminante y meteórico en el reino británico.