__jovenespro_

Así piensan los Jóvenes Pro


En nuestra sección Cronistas, conversamos con Andrés Fidanza, periodista y autor de “Jóvenes Pro. La cara bonita de la nueva derecha”, que escribió junto al sociólogo Gabriel Vommaro.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

“Comparten el mito fundacional con La Cámpora durante el conflicto del campo, en defensa de ideas opuestas, pero con esta idea de que hay que involucrarse en política.

“Hay sí una identificación de origen de clase, pero ellos rechazan el prejuicio. Hay una cosa bastante común en términos de pertenencia: son jóvenes de clases medias altas, van a universidades privadas como la Católica y la Di Tella, incluso la UBA. Pero los padres no vienen del palo de la tradición política, son de origen en los negocios y no de la tradición de los intelectuales. Pero todo el tiempo están tratando de marcar que no es así. Haciendo trabajo social en los barrios más marginales del Conurbano.

“Hay un slogan común que dicen no somos de izquierda ni de derecha, pero otros se asumen como un partido liberal desde lo económico y una más moderna en lo cultural. Hay otros que dicen que las ideologías es algo viejo a superar, algo que también repiten algunos políticos referentes del Pro, con una mirada más pragmática. Discuten contra el sentido común del kirchnerismo de que hay que definirse políticamente y tomar posición ante todo.

“El caso de Peter Robledo es emblemático, es hijo de padres ex militantes del Opus Dei, ocho hermanos, familia de clase media alta y Salta a la fama por esa situación de la agresión homofóbica en una fiesta. Se despierta en él el interés por la política. Y la endogamia de San Isidro hace que se arme el escándalo, se cruce con un funcionario de Macri que lo conocía, lo llama Macri y también Cristina, se vuelve una especie de famoso dentro del Pro. Pero lo miraban con desconfianza desde adentro y comienza a legitimarse armando un grupo con actividades solidarias, muy en la línea de la caridad católica.

“Ellos hacen una ruptura muy grande con los padres, que tienen una mirada muy prejuiciosa con la política: una mirada pro mercado. Ellos, en sintonía con La Cámpora, hacen una reivindicación de la política que me parece que es sana para la vida democrática.